MAYÚSCULA IRRESPONSABILIDAD

El alcalde de Centro, Evaristo Hernández Cruz, tendrá que mover tierra, mar y cielo, para conseguir la millonada de pesos que se requieren para modernizar los cárcamos y drenajes que necesita Villahermosa, para que las avenidas, calles, caminos, casas y plazas dejen de inundarse como hasta ahora, cada vez, que nos caen torrenciales de aguas como las de anteayer.

Y, por otro lado, es necesario, prioritario y urgente, emprender profusas campañas de concientización, a través de los medios de comunicación, dirigidas a la población tabasqueña, para que ésta, deje de tirar la basura, que tapa las rejillas y dificultad el buen funcionamiento de los obsoletos cárcamos.

De lo contrario, las anegaciones no cesarán, tal y como ha venido ocurriendo desde hace varios años.

Sin la colaboración decidida de la gente, va a resultar imposible que sigamos inundándonos.

De nada sirve que el ayuntamiento de Centro, desazolve los drenajes, si los villahermosinos, y avecindados aquí, no ponemos de nuestra parte.

Es verdaderamente impresionante no solo las toneladas de basura que irresponsablemente se arroja a las calles, sino el daño que esta genera por todos lados, principalmente, cuando caen lluvias atípicas como la del pasado lunes, en las que varios vehículos y hogares se vieron afectados.

Y eso que el aguacero pasó “rápido”. Imagínense entonces, qué hubiera acontecido si esa precipitación pluvial se prolonga por más horas, como ya ha pasado en otras ocasiones en la capital tabasqueña.

El mal hubiera sido terrible.

Este municipio o, mejor dicho, todo el estado, necesita orden.

De nada sirve el Bando de Policía y Gobierno del municipio de Centro y las demás normas y reglamentos de urbanidad, si los encargados de hacerla que se respeten no aplican los castigos.

La ciudad es un total caos. Todo mundo hace lo que se le pega la gana. ¿Y, la ley? Bien gracias.

Así como tenemos todo el derecho de exigirles a las autoridades federal, estatal y municipal que cumplan con sus obligaciones constitucionales, también éstas deben aplicarse a fondo, para que sus gobernados no conculquen el Estado de Derecho.

Mientras esto no ocurra, continuaremos viviendo en el desorden, en el desmadre, en la plena anarquía.

En donde las leyes, se la pasan por el arco del Triunfo.

 

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”

(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

 

El legislador Nicolás Bellizia Aboaft, ya cumplió, consiguió el despacho externo, que solicitó la presidenta de la JUCOPO, Betty Milland Pérez, como condición para ser auditada.

Toca pues a la también aspirante a la alcaldía de Paraíso, cumplir su palabra.

Ya no tiene pretexto, para no hacerlo.

Cuidadito y se raja, ya qué no se la va a acabar. Cachete va a hacerle falta.

En serio, que se vería mal, pero muy mal, si la indocta “líder” de la bancada de Morena, deja ir la brillante oportunidad que tiene, para salvar su dudosa honorabilidad.

Se los dije, lo publicado por el diario Reforma, ha causado un descontento entre la burocracia estatal, que va a generar más problemas y rencores contra el gobierno de lo que piensan, tal y como sucedió en el pasado inmediato.

Y es que la austeridad morenista, a todas luces, fue selectiva.

Como dice el refrán: “o todos coludos, o todos rabones”.

Error tras error. No dan una.

Algo está pasando en el gobierno.

Ya van a cumplir un año y siguen sin encontrarle la cuadratura.

Hay problemas por todos.

 

evaristo2