EL BUEN JUEZ POR SU CASA EMPIEZA

La titular de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) y coordinadora de los 21 diputados que integran la fracción parlamentaria de Morena, Betty Millán Pérez, debería de tomarle la palabra a su homólogo Nicolás Bellizia Aboaft, pues son muchas las sospechas que existen en torno al manejo del presupuesto cameral.

Después de todo: “el buen juez por su casa empieza”, como dice el refrán.

Y qué mejor, que la audite un despacho externo, para acabar con las suspicacias que hay sobre ella, respecto, a los más de 300 millones que se ejercen en este año en el ¿H? Congreso del Estado de Tabasco.

Más aún, cuando no hay ninguna confianza, como acertadamente afirmó el legislador priista, en quien encabeza el OSFE, Alejandro Álvarez González, y no solo porque su nombramiento se lo debe al embustero de Arturo Núñez Jiménez, sino porque su actuación ha dejado muchísimo que desear.

Razón, no le falta al ex alcalde de Centla, es un secreto a voces, que la mayoría de las auditorias del OSFE son a modo, tal y como sucedió en las cuentas públicas de 2017 de los Poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo, alcaldías y Organismos Autónomos.

En la que contó con la complicidad de la bancada de Morena. Que ignominiosa y descaradamente aprobaron la cuenta pública 2017del Ejecutivo, como la del grueso de los municipios y demás entes fiscalizados.

En la que, desde principio a fin, fue más que evidente la irresponsabilidad, parcialidad y sesgo del turbio fiscal Alejandro Álvarez González y de la también aspirante a la alcaldía de Paraíso, Betty Milland Pérez.

Si la imberbe e inexperta dama, no tiene absolutamente nada qué, esconder, de los cientos de millones bajo su encargo, pues qué mejor, que acepte, no nada más la invitación de su par Nicolás Bellizia Aboaft, sino que sea este el que elija el despacho que audite, para acabar, de una vez por todas, con los malos entendidos.

Con lo que su honorabilidad quedaría resarcida, ya que ahora, está bastante deteriorada, maltrecha.

Si no es así, pues que se aferre, en que sea sus empleados del OSFE, la que auditen el destino de los millones de pesos destinados a la “operatividad” de la Cámara de Diputados.

Situación que la terminaría de poner en el “ojo del huracán”, ya que su decoro quedaría por los suelos.

Si por el contrario cede a la legítima petición del priista, y sale bien librada, daría un gran paso a sus pretensiones de ser la próxima munícipe de su tierra natal.

Estaría literalmente amarrada.

Lo más seguro, es que rechace la invitación cordial del ex parlamentario federal, pues como dice el dicho: “cuando el río suena, agua lleva”.

Y no creo que Betty Milland Pérez sea la excepción.

Ojalá y me equivoque, ya que sería, una lección de ética, moralidad y política, sobre todo de decencia, para sus sistemáticos detractores, entre los que obviamente me encuentro.

 

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”

(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

 

            Si en el PRI y en el PRD se prevé una lucha de gran intensidad por la dirigencia estatal, en Morena se da como un hecho, la reelección de César Francisco Burelo Burelo.

             Tiros y troyanos coinciden en que su desempeño ha sido certero, exitoso, como lo prueba fehacientemente el triunfo abrumador de sus candidatos en julio del año pasado.

            Que, si bien es cierto, el factor “andresmanuelista” fue decisorio, determinante, concluyente, no se puede dejar de reconocer, que el ex edil de Cunduacán, realizó atinadamente su chamba.

            Si él decide reelegirse, así será, no creo que nadie se atreva a enfrentarse a un dirigente ganador.

            Como quien dice, habrá candidato de Unidad.

            Viernes y quincena y, por si fuera poco, 15 y 16 de Septiembre. Ha beber se ha dicho: ¡Ay! Boquita cómo te vas a poner.

            Y si no se pone usted hasta el sobaco, como muchos que van a adorar al Dios Baco, de cualquier manera, cuídese.

            La situación está qué arde.

            Recuerde: “un ojo al gato y otro al garabato”.

            “Adiu”.

Betty2