SALEN A FLOTE, VIEJAS RENCILLAS

Es un secreto a voces, que el gobernador Adán Augusto López Hernández, políticamente no la lleva muy bien, no solo con el director General de Pemex, Octavio Romero Oropeza, sino también con el subsecretario de Inclusión Productiva de la secretaría de Bienestar, Javier May Rodríguez, y hasta con la ahora presidenta de la Mesa Directiva del Senado, Mónica Fernández Balboa.

Los tres cercanos al presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador, y serios aspirantes a relevarlo en el 2024, aunque muchos afirman que el malogrado candidato a la alcaldía de Centro, es su preferido, su consentido.

Por ello, a nadie sorprenda, que rencillas como las que protagonizaron en días pasados el famosísimo “Jodi” y el morador de la Quinta Grijalva vuelvan a repetirse, ni que estás suban de tono.

Son los inicios de la lucha por la sucesión gubernamental, no guste o no.

Por obvias y sobradas razones, el mandatario va a hacer hasta lo imposible por evitar que cualesquiera de ellos, lo releve en Plaza de Armas.

Sus adversarios también van a tratar a toda costa de desgastarlo lo más que se pueda, para que no imponga candidato.

Son rivales de peso, de mucho cuidado, peligrosos, y más si se unen en su contra. Y es que la cercanía que guardan con Andrés Manuel López Obrador los conviertes en rivales peligrosísimos.

Tienen mayores márgenes de maniobra política.

Por supuesto, que el titular del Poder Ejecutivo local no está manco ni nada por el estilo. Es también un político cercano al presidente y con vasta experiencia en el tablero de ajedrez.

Después de todo, no llego a gobernador por su linda cara. En el camino hacia la quinta Grijalva dejo tirado a varios de sus correligionarios. Maniobró astutamente para que “el dedo divino” lo escogiera y coadyuvara en su arrollador triunfo de julio de 2018.

Lo deseable sería que, por el bien de Tabasco, hicieran una tregua política, ya que se corre el riesgo de que salga perjudicado.

El apoyo de la Federación se necesita más que nunca, y más tratándose de Pemex que, para el desarrollo económico de la entidad, es fundamental, sin éste estamos pelas.

Eso sí, el trato debe de ser digno, honroso, equitativo, justo y respetuoso.

Por lo que sus marcadas diferencias políticas deben hacerlas por ahora a un lado.

Si es que, de verdad, están preocupados y comprometidos por el bienestar del estado.

 

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”

(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

 

            Los integrantes de la Comisión de Hacienda Primera del Congreso de la Unión (Juana María Esther Álvarez, Minerva Santos García, Beatriz Milland Pérez, Daniel Cubero Cabrales y Agustín Silva Vidal) están legal, política, moral y éticamente a enmendarle la plana al titular del OSFE, Alejandro Álvarez González, tienen la facultad para hacerlo.

            Se dejaron afuera áreas de la administración pública claves para detectar el grotesco saqueo a la hacienda pública. Además de que las auditorías realizadas son una burla.

            Solamente se hicieron 57 auditorías, que abarcan también al Poder Judicial y Legislativo.

            Dígame usted, si no es para morirse de la risa.

            A decir verdad, no se podía esperar más, Álvarez González es al final de cuenta un empleado más de Arturo Núñez Jiménez.

            ¡Adiós! Nos leemos de nuevo, el próximo miércoles.

            ¡Excelente día!

Adan2