LOS MOMIOS CONTINÚAN A SU FAVOR

Se necesitaría un tsunami político-electoral a favor de la ex gobernadora yucateca, Ivonne Aracely Ortega Pacheco, para que el próximo domingo ganara en las urnas a su ex par campechano, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas.

Hasta ahora, la mayoría de los apostadores se la están jugando con el candidato priista, que con toda seguridad remplazará en la dirigencia nacional del PRI a su correligionaria Claudia Ruiz Massieu Salinas.

Todos los astros se alinearon, algunos por voluntad, otros por sentido común y otros por sobrevivencia, para que el ex mandatario sea finalmente el que llegue al bunker de Insurgentes norte.

Hasta en el equipo de campaña de la sobrina del ex gobernador Víctor Cervera Pacheco están plenamente convencidos del irremediable triunfo de Rafael Alejandro Moreno Cárdenas.

Si alguna vez, hubo alguna esperanza de participar en un proceso interno priista verdaderamente democrático, esta se perdió, cuando en el Estado de México se reunieron los gobernadores para respaldar las aspiraciones legítimas del ex diputado federal y virtual presidente de la nomenklatura del institucional.

Pasado mañana van a estar muchas situaciones en juego, como el futuro del PRI y del propio depredador presupuestal de Enrique Peña Nieto y pandilla, pues si no hay un acuerdo político que deje satisfechos a los vencidos, va a tronar el chiribital, como temen líderes, académicos, analistas, adversarios y miles de dirigentes, cuadros, militantes y simpatizantes del tricolor.

Y más si Rafael Alejandro Moreno Cárdenas no gana en las urnas de manera convincente. Es decir, que arrolle, que aplaste a su contrincante, ya que no tendría la legitimidad que necesita, para tener mayores márgenes de maniobras políticas.

Una disputa cerrada lo metería en un atolladero del que no saldría bien librado. Su liderazgo y victoria se pondría en entredicho.

Que, si bien es cierto, que este escenario es muy improbable que se presente en los resultados electorales, de ninguna manera puede descartarse.

El domingo, tiros y troyanos van a estar siguiendo con lupa el desarrollo de la elección interpartidista, y sobre todo sus contrincantes del PRD, PAN y Morena.

Una votación copiosa de los 6.5 millones del padrón electoral nacional priista, obligaría a los partidos políticos, y principalmente a los que están en el poder, a no confiarse, a no bajar los brazos, ya que, en la elección intermedia de 2021, el espectro político-electoral va a ser totalmente distinto al contexto de 2018, en el que el efecto de Andrés Manuel López Obrador hizo ganar hasta al más buey.

En el proceso electoral de pasado mañana, hay más fondo político de lo que a simple vista se ve, de ahí, precisamente, su importancia.

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”

(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

 

Alguien debe de susurrarle al oído a la titular de Desarrollo Económico y la Competitividad, Mayra Elena Jacobo Priego, que antes de pensar en la alcaldía de Centro, entregue buenas cuentas, pues hasta la fecha, su trabajo ha dejado muchísimo que desear.

Atacar el desempleo es una de sus tareas, y no ha hecho nada transcendental, relevante.

Y a la diputada con licencia y mandamás del Instituto Estatal de Mujeres (IEM), Nelly Vargas Pérez, lo mismo, pues también aspira, aunque como bien dicen, a todo aspira.

Que se acuerde de la llamada de atención que le hizo la legisladora Dolores Gutiérrez Zurita el 29 de abril de este año, porque no había instalado el “Sistema Estatal para Prevenir, Atender y Erradicar la Violencia”.

Vienen ajustes. No se les olvide.

Por la simple y sencilla razón: de que el grueso de los funcionarios, no han dado el ancho.

Pórtese bien, no cuesta nada.

Nos leemos el próximo lunes, si Dios así lo dispone, y si no, pues ni modo, que va uno a hacer.

 

Moreno1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *