COMO NUNCA ANTES, LA SITUACIÓN ECONÓMICA APRIETA

Si bien es cierto, que la complicadísima situación económica no es problema exclusivamente de Tabasco, sí, es una de las entidades en donde desde hace años está haciendo más estragos, principalmente, en las clases medias y más depauperadas.

La exponencial inseguridad pública y el galopante desempleo son sus mejores expresiones.

La proliferación rápida de pequeños negocios de comida -como nunca antes- por diferentes puntos de la geografía tabasqueña de los 17 municipios, y capitalmente, aquí en Villahermosa, es otra muestra más, del deterioro a marcha forzada de la economía.

Que en estos casi siete meses de gobierno se ha acentuado más. De ahí, precisamente que los ciudadanos estén diciendo de que ahora estamos peor que en el sexenio pasado.

Así de difícil está el panorama económico por estos lares.

Y es que la inversión pública y privada está llegando a cuenta gotas a los municipios. La derrama de los programas sociales federales todavía no se ha hecho sentir en los comercios grandes, medianos y pequeños.

En pocas palabras: no hay circulante, no hay dinero, por ningún lado. La queja es general. Hasta los mismos funcionarios -no todos, pero sí, la mayoría de ellos- lloran amargamente.

La decepción es casi generalizada, tal y como sucedió en los primeros meses del desgobierno del mezquino e inútil de Arturo Núñez Jiménez.

Si el escenario económico continúa localmente agudizándose, como algunos versados en el tema están asegurando, desde hace semanas, la percepción adversa va a seguir vertiginosamente creciendo.

Lo que va a complicar aún más al gobierno de Adán Augusto López Hernández y de los propios presidentes municipales en funciones y, por ende, el descontento en contra de las autoridades federal, estatal y municipal, se hará cada día más notorio.

Si en los últimos meses del presente año, no hay un cambio radical en los bolsillos de la población y en el rubro de la inseguridad pública y de la salud, entre otros, muchos más, estarán en riesgos los cargos de elección popular en el 2021 (ahora en manos del partido en el poder).

Será casi imposible que vuelva a ganar las 21 curules de mayoría relativa y el grueso de las alcaldías, como también las diputaciones federales.

Si de por sí, sin Andrés Manuel López Obrador en las boletas electorales, va a ser complicado arrollar a sus adversarios en las urnas, con los problemas sociales que está enfrentado todos los días la ciudadanía, va a estar en chino que se repita la historia de 2018.

Digan lo que digan sus defensores a ultranza, que salieron más papistas que el Papa, la situación económica, social y política está para llorar.

Así qué ¡Dios nos agarre confesado!, y sobre todo a los que están en el gobierno, si los pronósticos del FMI y de las calificadoras internacionales y de los organismos nacionales se cumplen al pie de la letra, porque ahí sí, que ni el finadito del Chapulín Colorado podría rescatarnos de la recesión que dicen está a la vuelta de la esquina.

El Todopoderoso, quiera que ello no ocurra.

 

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”

(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

 

            El futuro de Arturo Núñez Jiménez y ex funcionarios, que sin pudor alguno dejaron las finanzas quebradas, depende fundamentalmente de cómo vayan componiéndose o descomponiéndose los escenarios chocos. Si los contextos actuales empeoran, hasta Martha Lilia López Aguilera va a verse en serios problemas legales, si sucede lo contrario…no va a pasar absolutamente nada como hasta hoy.

            Siempre y cuando esté de acuerdo el paisano Andrés Manuel López Obrador, que después de todo, es el qué, por obvias y sobradas razones, tiene la última palabra.

            Así qué, ni unos ni otros, pueden cantar victoria, ya que la moneda está en el aire.

            Por mientras, haga usted sus apuestas.

            Nos leemos el próximo lunes, si Dios lo permite.

            Pórtese bien, que nada le cuesta, y se porta mal: ¡invite!

            No haga caso al dicho: “Más vale solo que mal acompañado”.

            El Señor lo acompañe.

¡¡Cuídese!!

Adán1