COMPLETO FIASCO

El presidente del Comité Organizador de la Feria Tabasco 2019, Miguel Wabi Yabur, resultó un completo fiasco.

Su última entrevista en telereportaje, no solo dejó más suspicacias de las que de por sí ya existían, respecto a los ingresos y egresos de la máxima fiesta de los tabasqueños, sino que reforzó las sospechas de que hubo corrupción.

Por más que su entrevistador insistió en que diera a conocer públicamente el destino de los recursos de los contribuyentes y del proveniente de lo recaudado dentro del parque Tabasco, las evadió con respuestas triviales, banales.

Ni transparencia ni rendición de cuentas, al contrario, total opacidad.

Y las contestaciones secas del gobernador Adán Augusto López Hernández y de la propia secretaria de Cultura Yolanda Osuna Huerta, dejan entrever, de que el trabajo de Miguel Wabi Yabur y demás integrantes no respondió a las expectativas cifradas en ellos.

El propio e inexplicable silencio guardado por sus demás compañeros, también deja mucho que desear.

Si las cosas hubieran salido de acuerdo a lo planeado, júrelo usted, que el soberbio y arrogante de Miguel Wabi Yabur lo habría anunciado con bombos y platillos, pero como hay más situaciones negativas que positivas, prefirió cobardemente enviar el informe de la Feria Tabasco 2019, a la junta de Gobierno.

Cuando ética, moral y políticamente, debió personalmente dar la cara.

Lo único que logró con su sucia maniobra y respuestas pueriles a la radio, fue anidar aún más la percepción de que el Comité Organizador de la Feria Tabasco 2019: ¡fracasó!

De que hubo chanchullos en su organización, tal y como han revelado algunos empresarios grandes, medianos y pequeños.

La propia CANIRAC, también demostró su inconformidad.

Después de todo, la clase política y algunos miembros de la iniciativa privada, no se equivocaron cuando aseguraban que Sami Wabi Yabur era puro jarabe de pico, pura habladuría, puro blofs, tal y como finalmente ocurrió.

El meollo del asunto, es que, ante las diferentes opiniones públicas, quedó -tras su entrevista radiofónica- como un incompetente, hablador, vulgar mentiroso y proverbial corrupto.

Mejor se hubiera quedado calladito, y no salir a decir la sarta de pendejadas y medias, que expuso el pasado viernes.

 

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”

(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

 

Como que, no queriendo la cosa, el mandatario Adán Augusto López Hernández o alguna persona de toda su confianza, debería darse la vuelta un sábado o domingo por la noche por las solas de urgencia de los nosocomios del Rovirosa y Juan Graham Casasus, para que contaste las penurias que pasan los enfermos para subir a piso y la falta de doctores y enfermeras y sobre todo de especialistas.

Y de paso, para ver las condiciones penosas y lamentables de esas áreas, en donde por falta de camas, se las pasan literalmente en el suelo.

En serio, no se les ocurra enfermarse un sábado o domingo, porque va a arrepentirse toda su vida.

Ya encarrilado qué de noche, se de un recorrido por las colonias más populosas, para que se percate que la vigilancia policiaca brilla por su ausencia, principalmente, los fines de semanas.

Y es que las 80 o 90 patrullas todavía no se ven en su totalidad haciendo lo que tienen que hacer.

No sé si por falta de gasolina o por falta de conductores.

O porque de plano, no hay personal en esos dos días.

El caso es, que la situación social sigue alarmantemente deteriorándose a paso veloz.

Y hasta la fecha, no se ve cómo van a comenzarlo a resolver.

El tiempo, apremia.

 

Wabi2