LA SOCIEDAD, SIGUE ESPERANDO

                El pasado fin de semana se cumplieron los 45 días que se fijó el 12 de mayo, el controvertido y polémico presidente del Comité Organizador de la Feria Tabasco 2019, Miguel Wabi Yabur, para dar a conocer detalladamente los ingresos y egresos económicos de la máxima fiesta de los tabasqueños.

            Por causas que desconocemos el informe no se realizó.

            Lo que lógicamente va a seguir alimentando las sospechas en torno a qué fue lo que sucedió con el dinero que invirtió el gobierno y con los cientos de espacios rentados y las ganancias que dejo el Palenque y el convenio exclusivo con la marca cervecera que mejor pagó, entre otros, arreglos oscuros que se desconocen.

            Urge pues, que el Comité Organizador de la Feria Tabasco 2019 dé a conocer pormenorizadamente que fue lo que sucedió, no sólo para ir despejando algunas razonadas dudas, sino principalmente, para aclarar los malos entendidos.

            Más aún, cuando se deben varios millones de pesos a prestadores de servicios y a trabajadores que contrataron y que hasta la fecha no les han pagado.

            Y más vale que se apuren a presentar el informe, de lo contrario, las suspicacias irán aumentando.

            A diferencia de otras ocasiones, ahora hay un inusual interés de los gobernados, por conocer los tejes y manejes de los recursos financieros que entraron y salieron. Debido quizás a que es la primera vez, que es organizado por particulares.

            Supuestamente, para tener mejores dividendos, empero, pareciera ser que las expectativas no se cumplieron al pie de la letra. Y la mejor prueba es que a estas alturas del partido todavía se debe mucho dinero.

            Si se fracasó como algunos empresarios y servidores públicos aseguran, el gobierno tendrá que ir buscando otros métodos de organización o, de plano hacerlo como tradicionalmente se venía realizando.

            Mientras más se tarden en rendir el informe de la Feria Tabasco 2019, más aumentarán las sospechas de corrupción. De ahí, la importancia de que los ciudadanos conozcan la salida y el destino de los dineros que entraron y salieron.

            Alargarlo no tiene ningún caso, tarde o temprano, se sabrá si fracasaron o triunfaron, no nada más el gobierno, sino cada uno de los nueve integrantes del Comité de Feria, pues todos son responsables de los aciertos o errores.

            Después de todo, están por ley obligados a transparentar cada centavo y peso invertido, ya que gran parte del tinglado de la Feria se hizo con los impuestos que pagan religiosamente un gran número de gobernados.

            Ojalá y todo haya resultado como felizmente lo planearon.

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”

(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

 

            Lástima, que el grueso de la población no coincida con la Mesa de Seguridad y Justicia de Tabasco (MSJT), pues mientras esta siempre aprobó el pésimo trabajo del ex secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SPC), Jorge Alberto Aguirre Carbajal, aquella lo reprobó.

Hay que recordarles que su relevo fue producto de su ineficaz e ineficiente labor.

Si no el gobernador Adán Augusto López Hernández lo hubiera sostenido contra viento y marea.

Esa postura parcial y sesgada que sostuvo la MSJT ante la opinión pública contribuyen a su deterioro, la deslegitiman. No le hace ningún bien.

Su participación debe ser objetiva, imparcial.

Fuera de toda sospecha.

Salvo sus contadas excepciones, algunos miembros del gabinete del mandatario estatal no han sabido estar a la altura de las actuales condiciones políticas, sociales y económicas, tal y como sucedió en el pasado sexenio.

Una sacudida no les caería mal.

Se la han ganado a pulso.

No les ha caído el veinte, y a quienes sí, no saben qué carajo hacer.

Y es que la situación se está poniendo cada día peor.

 

Wabi1