OTRA CALAMIDAD

Si los flagelos de la inseguridad pública y del desempleo se han convertido en un dolor de testículos para la álgida administración, el transporte público es otra piedrota en el zapato, que los trae de cabeza, que no tiene para cuando acabar.

Si bien es cierto, que como la mayoría de los problemas complejos económicos y sociales que nos están azotando fueron heredados, es innegable que estos se han venido agudizando en los últimos meses.

Hay la percepción generalizada en el imaginario colectivo de que estamos retrocediendo a paso veloz.

De que el grueso de los titulares de las principales secretarías del gabinete “adancista” están de brazos cruzados. Esperando que ocurra un milagro.

Es el caso de la titular de la secretaría de Movilidad, Egla Cornelio Landero.

Y es que todo indica, que la silla le quedó grande. No ha podido con el paquete, ni podrá.

El transporte público continúa siendo un caos. Hacen y deshacen, y no pasa absolutamente nada. Nadie los mete en cintura. Las leyes que lo regulan se la pasan por los…

No respetan nada, pero nadita.

Están peor que antes. Y mire usted, que el gobierno de Andrés Rafael Granier Melo invirtió millones de pesos en educar a los prestadores de servicio y no sirvió para nada.

Todos los gobiernos, unos más que otros, han destinado cuantiosas sumas de dinero para urbanizarlos y no se han obtenido los resultados esperados.

 

Siguen siendo unos patanes, unos barbajanes, unos vulgares delincuentes, unos disolutos. Cierto, no todos, pero sí -por desgracia- la mayoría.

Mientras continúe tratándoseles desde una óptica política y electoral, el transporte público no va a cambiar. Y es que electoralmente son una fuerza considerable y, sobre todo, aquí en el Centro, en el que, por obvias y sobradas razones, tienen más presencia y fuerza y, por ende, se cometen más desmanes.

Y es una de las causas torales del porqué se les tiene tantas contemplaciones, consideraciones.

Si la jurista Egla Cornelio Landero no quiere pasar desapercibida como algunos de los que la han precedido, tendrá que emplearse a fondo.

Por principio de cuenta, no debe de perder de vista, de que está tratando con una mafia. A la que debe aplicársela, sin ningún miramiento, la ley, de lo contrario, todo va a agravarse, como hasta ahora.

La tarea a realizar es dificilísima, pero no imposible.

Y si no puede, pues mejor que renuncie. Y sanseacabó.

 

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”

(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

 

            A la presidenta de la JUCOPO y súper lideresa de la bancada de Morena, Betty Milland Pérez, se volvió a dormir en sus laureles, en la aprobación de la Minuta con proyecto de Decreto sobre Reforma Educativa, ya que de nueva cuenta el Congreso de Morelos, en la que gobierna el futbolista Cuauhtémoc Blanco Bravo, volvió a adelantárseles, pues fue la primera legislatura en aprobarla.

Y es que sus homólogos y correligionarios dicen que la paraíseña está en todo, menos en misa.

Está demostrado, que es muy dura de cabeza.

Como que la política no es lo suyo.

Si el edil de Centro, Evaristo Hernández Cruz, concluye las obras que van a comenzar en las calles aledañas del mercado “José María Pino Suárez” y resuelve atinadamente el viejo y complicado problema de los vendedores ambulantes, pasará a la historia, no solo como el alcalde que “tomó al toro por los cuernos”, sino que lo venció.

Definitivamente, esa zona de Villahermosa va a ser muy distinta al muladar que es hoy.

Justo y necesario.

 

Egla2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *