GOBERNADORES ELEGIRÁN A DIRIGENTE NACIONAL

               El dos veces ex rector de la UNAM y ex secretario de Salud del malogrado sexenio “peñista”, José Ramón Narro Robles, es curricularmente el que tiene menos méritos políticos de los que buscan relevar el próximo 1 de septiembre a la dirigente nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu Salinas.

              Sus adversarios: Ivonne Aracely Ortega Pacheco, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas y Ulises Ruiz Ortiz no solo han sido gobernadores de sus respectivas entidades, sino integrantes del Congreso de la Unión. Los tres fueron diputados federales y senadores, y localmente también ocuparon curules.

            Han obtenido carteras importantes en el Comité Ejecutivo Nacional y en los CDE del PRI. Mientras que el galeno, nada más ha sido presidente de la Fundación Siglo XXI y Consejero Político.

            Si por trayectoria política se decidiera el cambio de estafeta en el CEN del PRI, José Ramón Narro Robles, estaría, desde ahora, descartado, empero, tiene las mismas posibilidades de llegar que los demás.

            En Insurgentes norte se afirma que es el candidato del “status quo”. Al que van a apoyar la mayoría de los 12 restantes mandatarios que dejó Enrique Peña Nieto. Siempre y cuando se baje de la contienda el titular del Poder Ejecutivo campechano, que tiene mucho más que perder que ganar, ya que su periodo se vence hasta el 2021.

            Si es así, como afirman en la sede nacional priista, se ve muy difícil, por no decir imposible, que alguno de sus adversarios triunfe en “La Consulta a las Bases” a celebrarse en el mes patrio, pues serán los gobernadores de ese partido, los que influyan política y económicamente en la elección, para que gane el galeno.

            De no ser así el final de la película priista, la lucha se va a dar entre Rafael Alejandro Moreno Cárdenas e Ivonne Aracely Ortega Pacheco, si es que su ex par de Yucatán, no termina en la secretaría General del PRI, acompañando a Narro Robles.

            A quien los expertos ven con pocas posibilidades de salir avante en el proceso inter-priista, es al ex gobernador oaxaqueño, Ulises Ruiz Ortiz, y no precisamente por su lucha contra la línea, el dedazo, pues, si no porque durante su mandato se enseñoreó la corrupción y la represión.

            Y para acabarla de amolar, fue de los operadores políticos-electorales que combatió al PRD o, mejor dicho, a Andrés Manuel López Obrador (desde Tabasco y desde Oaxaca y desde el CEN de Roberto Madrazo Pintado), quien, por obvias y sobradas razones, no va a quedarse de brazos cruzados, ni mirando como los chinitos.

            El único chance que realmente tiene, es que los priistas salieran masivamente a votar por él, situación que veo complicadísima, pues a diferencia de las elecciones constitucionales, en las que casi todo mundo se involucra, las internas de los partidos, no despiertan la misma pasión, ni la misma emoción.

            Por ello, la participación de los gobernadores va a ser decisiva, determinante y definitiva.

            Faltan todavía algunos meses para su conclusión, tiempo en los que van a suceder muchísimas cosas, para bien o para mal, de los actuales aspirantes a suceder a Claudia Ruiz Massieu Salinas.

            Y en las que los tableros de ajedrez políticos locales, como es el nuestro, van a sufrir cambios que van afectar o a reforzar el actual rumbo de los acontecimientos políticos en ese partido.

            Aquí, unos están a favor de Alejandro Moreno Cárdenas y otros de Ivonne Aracely Ortega Pacheco y de Ulises Ruiz Ortiz.

            Al que todavía no se le ve, por ningún lado, apoyo abierto alguno, es a José Ramón Narro Robles.

            Claro está, que, de un momento a otro, los vientos pueden comenzar a soplar a su favor, y más en política, en donde todo tiene precio.

            En el contexto nacional, ya se empiezan a ver algunas señales a su favor.

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”

(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

 

            No sé qué cuentos contarán en materia de Seguridad Pública al gobernador Adán Augusto López Hernández para endulzarle los oídos, lo cierto es, que ésta es la mayor preocupación de sus gobernados.

No hay otro rubro del que se hable más hoy, que el de la terrible inseguridad pública. Todos los demás tópicos, incluido el del brutal desempleo, pasan a segundo término.

En los hogares, centros de trabajo, cafés, restaurantes, corrillos políticos…no se refieren más que a los asaltos, robos, ejecuciones, secuestros, etcétera, etcétera.

La situación está cabronsísima, como nunca.

La gente ha dejado de salir de noche.

Las casas han aumentado su protección. Ahora se ven más rejas y más altas. Literalmente, enrejados.

Y es que el miedo, no anda en burro, y no es para menos, la delincuencia está incontenible.

Lo que está y va a inhibir la llegada de capitales internacional y nacional y hasta local.

Seguridad, es lo primerito que piden los inversionistas.

Algo habrá qué hacer en lo inmediato, pues el pueblo está que bufa en contra de las autoridades encargadas de la prevención de los delitos.

Tres meses más no los aguanta nadie.

 

Prinacional5